Ruby Villar-Documet - Psychologue clinicienne, Psychothérapeute
www.rvd-psychologue.com

Terapia Psicoanalitica Freudiana

La esencia de la cura psicoanalítica es el descubrimiento de los elementos inconscientes y « refoulés », a través de una exploración profunda del pasado del paciente.

En la teoría de la personalidad de Freud, el ser humano esta regulados por tres entidades mentales distintas, el " ça" , el " moi" y el " sobre mí ".

El " ça" se encuentra en el inconsciente, el es la fuente de deseos, sentimientos e impulsos más elementales. El "moi" es la parte consciente, el es responsable del pensamiento, del autoconocimiento, de la toma de decisión y el juicio. El "sobre mí " reside también en el inconsciente y tiene el papel de censurar y controlar nuestros pensamientos y nuestros actos – es hasta cierto punto la conciencia. Estas tres entidades son animadas por una fuerza vital nombrada " libido".

Los problemas psíquicos hacen su aparición cuando « le moí », « el ça y el sur-moi » están en conflicto. Si una de las tres instancias constantemente es « contrecarre » o frustrada por una de las dos otros o por las dos, el « refoulement » se expresa asi, bajo la forma de un desorden emocional, comportamental o físico.

Después de las bases del psicoanálisis freudienne, la mayoría de estos problemas son los resultados de las experiencias vividas en la pequeña infancia, a menudo vinculada al desarrollo psycho sexual de l' niño. Los conflictos y las frustraciones que resultan pueden resurgir más tarde de múltiples maneras.

La técnica psicoanalítica toma sus bases en dos axiomas esenciales : las asociaciones libres y la escucha flotante.

La asociación libre es la expresión espontánea de todo lo que viene a al espíritu del paciente : imágenes, palabras, recuerdos. Éste debe proseguir el hilo de su pensamiento, de sus emociones, de sus visualizaciones y de sus sensaciones sin ninguna censura.

La escucha flotante es la aptitud o la atención del psicoanalista libre de prejuicios. Otro elemento clave del análisis freudienne es el fenómeno de la transferencia; el psicoanalista sirve de apoyo a la transferencia del paciente. Durante el tratamiento, el paciente viene a identificar al psicoanalista a objetos, a personajes de su pasado, amados u odiados, a menudo miembros de su familia. Esto puede crear fuertes vínculos emocionales a los cuales el analista responde asumiendo el papel que se le asigna. Esta relación es un elemento crucial del éxito de la terapia y una herramienta esencial de la exploración del inconsciente del paciente. El psicoanalista representa entonces en efecto a los ojos del paciente dos figuras dicotómicas a la vez : el objeto o el personaje del pasado y el mago que sabe.

Esta transferencia permite el funcionamiento de la cura analítica : el paciente va a poder buscar la verdad que existe en él, que el psicoanalista, conoce. Este sentimiento persiste en el paciente justo al término de la cura donde va a darse cuenta de que en realidad es él el paciente que sabía, y que la transferencia le permitió encontrar eso que debía encontrar para desacerce de ello. Durante esta transferencia el paciente va a revivir todo este vivió, así estos hechos van a actualisarse en la cura para ser reconocidos y identificados.

El psicoanalista es el elemento de la transferencia, se desplazan sobre él los sentimientos « refoulés » que se tiene que encontrar para identificarlos y deshacerse.

TEST PSICOLOGICOS